En pos de dejar atrás sistemas de almacenamiento convencionales como el disco duro, los pendrives y demás estándares, los científicos están ideando nuevas e innovadoras formas de guardar nuestra información. No es exagerado decir que algunos de los candidatos para este fin son de lo más variopinto, pudiendo encontrarse incluso en el entorno más cotidiano.

Ahora, unos científicos han creado un nuevo tipo de disco: el disco duro de luz. Gracias a la tecnología desarrollada por estos científicos, estamos cada vez más cerca de la era cuántica en la vida cotidiana.

El disco de luz: tecnología cuántica para guardar nuestra información

Estos científicos de la Universidad de Alberta (Canadá) han desarrollado un nuevo método para crear memorias cuánticas, o lo que es lo mismo: almacenar información cuántica codificada en pulsos de luz.

Lindsay LeBlanc, profesora asistente de e física y cátedra de investigación de Canadá en Ultracold Gases for Quantum Simulation, realizó esta investigación junto a Erhan Saglamyurek, becario postdoctoral. Sus palabras son reveladoras: “Hemos desarrollado una nueva forma de almacenar pulsos de luz, hasta el nivel de fotones individuales, en nubes de átomos de rubidio ultrafríos, y luego recuperarlos, a pedido, mediante el pulso de un pulso de control de luz”.

Las memorias cuánticas son una parte importantísima de las redes cuánticas, que cumplen una función muy similar a la de los discos duros de los ordenadores convencionales. Cada vez se buscan mejores métodos para almacenar información cuántica de forma eficiente con aplicaciones prácticas como un internet de fibra óptica cuántica y otros métodos de comunicación.

Erhan Saglamyurek explica: “Este experimento consistió en tomar pulsos cortos de luz, en los que podríamos codificar información cuántica, almacenar la luz en los átomos y luego recuperar el pulso original que lleva la misma información. La cantidad de energía necesaria, por ejemplo, es significativamente menor que las opciones actuales, y estos requisitos reducidos hacen que sea más fácil de implementar en otros laboratorios”.

Esto es ideal para aplicaciones que requieran mover grandes cantidades de información a mucha velocidad, y además, tiene muchos menos requisitos técnicos que los usuales en las técnicas de almacenamiento cuántico comunes. Según el mismo equipo, este experimento servirá para ampliar el uso de las tecnologías cuánticas, todo un desafío en el campo en cuestión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *