La impresión 3D no es solo para crear nuevos picos de tucán o hacer herramientas en Marte, algún día podría salvarlo de la ceguera.

Por primera vez, los científicos de la Universidad de Newcastle en el Reino Unido tienen córneas humanas impresas en 3D, la capa externa clara del ojo que juega un papel muy importante en el control y el enfoque de la entrada de luz en el ojo.

Más de 5 millones de personas sufren ceguera total debido a quemaduras, daño o enfermedad de sus córneas, y otros 10 millones esperan cirugía para prevenir la ceguera corneal. Las personas pueden donar sus córneas después de que mueren, sin embargo, la demanda supera en la actualidad el suministro.

Como se documentó en la revista Experimental Eye Research, el equipo utilizó una impresora 3D de bajo costo para fabricar estas córneas artificiales. Imprime capas de “bio-tinta”, formándolas en círculos concéntricos, para formar un andamio en forma de córnea. Las células madre se agregan y se dejan crecer para crear una córnea lista para el trasplante.

No se preocupe, el producto final es transparente como el cristal, no es azul oscuro como la córnea en la fotografía de arriba, que fue teñida para que sea más fácil de ver.

“Muchos equipos de todo el mundo han estado buscando la tinta biológica ideal para hacer que este proceso sea factible”, dijo el autor principal, Che Connon, profesor de ingeniería de tejidos de la Universidad de Newcastle, en un comunicado.

“Nuestro exclusivo gel, una combinación de alginato y colágeno, mantiene las células madre vivas mientras produce un material que es lo suficientemente rígido como para mantener su forma, pero lo suficientemente suave para ser expulsado por la boquilla de una impresora 3D.”

“Esto se basa en nuestro trabajo anterior en el que mantuvimos las células vivas durante semanas a temperatura ambiente dentro de un hidrogel similar. Ahora tenemos células madre que contienen bio-tinta listas para usar que permiten a los usuarios comenzar a imprimir tejidos sin tener que preocuparse por el crecimiento de las células por separado.”

Las córneas no tienen vasos sanguíneos, a diferencia de la mayoría de los tejidos del cuerpo, lo que facilita el proceso de trasplante.

Para medir la forma y dimensiones correctas de la parte impresa del ojo, los investigadores primero escanearon el ojo del paciente. Dicen que este método les permitirá crear trasplantes de córnea hechos a medida para satisfacer las necesidades del paciente.

El profesor Connon agregó: “Nuestras córneas impresas en 3D ahora tendrán que someterse a más pruebas y pasarán varios años antes de que podamos estar en la posición en la que las usamos para trasplantes.

“Sin embargo, lo que hemos demostrado es que es factible imprimir córneas utilizando coordenadas tomadas del ojo del paciente y que este enfoque tiene el potencial de combatir la escasez mundial”.

Fuente: https://lacienciameencanta.com